¿Qué es la Hucha de las Pensiones?

Pensemos en un “cerdito hucha”. ¿Quién no ha tenido uno alguna vez? ¿O no lo conoce? Pues la seguridad social tiene su propio cerdito.

¿Y cómo funciona?

De la siguiente manera: La Seguridad Social va guardando el dinero ahorrado en sus particulares propinas para disponer de él en el momento que lo necesitan.

 

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social es un colchón de seguridad, pero ¿ante qué? Es nuestro mecanismo de emergencia en caso de que los ingresos de la Seguridad Social no sean suficientes para satisfacer sus gastos en un momento puntual.

En aquellos casos en los que los ingresos de la Seguridad Social han superado a los gastos, el ahorro se destina a crear una reserva para garantizar las pensiones contributivas, es decir, “financiar la hucha de las pensiones”.

Además, a esos fondos debemos añadir el del exceso de excedentes derivado de la gestión de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social.

Desde su nacimiento, se han dotado al Fondo de Reserva 53.598 millones de euros, 52.113 acordadas en Consejo de Ministros y 1.485 procedentes del excedente de las mutuas.

Según los criterios de inversión del Fondo de Reserva de la Seguridad Social establecidos por el Comité de Gestión del Fondo, la gestión de la inversión ha de ser eficiente, rentable, segura y diversificada. Traducido, la hucha de las pensiones invierte inversión en deuda pública de diversos países con una alta calidad crediticia, emitidas en euros y negociada en mercados regulados o en sistemas organizados de negociación.

De acuerdo con estos criterios de inversión, en 2016 el Fondo de Reserva invirtió en Deuda Pública española y podrá invertir en Deuda Pública extranjera de Alemania, Países Bajos y Francia, además de activos emitidos por el ICO.

¿Y qué nos espera? Si a lo largo de 2017 seguimos “gastando de nuestra hucha” al ritmo que lo hemos hecho estos últimos años, lo más probable es que la hucha se agote en 2018.

En caso de que esto ocurriese, las pensiones tendrían que financiarse bien con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, bien con cargo a nuevas emisiones de deuda pública o bien con cargo a nuevas cotizaciones, aumentando los tipos de cotización o las bases mínimas y máximas.

En 2019 entrará el El factor de sostenibilidad que entrará en 2019 cuya función será corregir ese déficit, aunque tendrá como contrapartida una reducción en las prestaciones de los futuros pensionistas. Por esta razón, conviene que cualquier persona comience a ahorrar desde ya con el fin de anticiparse a esta situación.

 

Irene García Asesora

Financiera de Nationale-Nederlanden